Orugas VS mascotas

by - marzo 31, 2020


ORUGAS VS MASCOTAS: LA BATALLA FINAL

Como cada año con la llegada del buen tiempo, comienzan a aparecer unos pequeños seres muy molestos que no sólo pueden llegar a ser un problema para nosotros, si no también para nuestras mascotas. Estoy hablando de las temidas...¡orugas procesionarias!

Las orugas procesionarias son muy típicas entre los meses de marzo-junio, cuando se empieza a ir el frío. Son fácilmente reconocibles porque al bajar de los pinos, se desplazan en fila india hasta la tierra donde se enterrarán para transformarse en crisálida. 

Nuestras mascota, y más comúnmente en los perros que en los gatos, como seres curiosos que son, ven a estos bichitos yendo en fila india uno detrás de otro y su instinto les lleva a juguetear con ellos con las patas, olisquearlos e incluso a veces....chuparlos...o peor aún...¡comérselos!



Cuando esto ocurre, puede llegar a ser muy peligroso, y por ello siempre debes llevar a tu mascota al veterinario para que le administren la medicación oportuna. 

Pero antes de llevarla, tú la puedes ayudar con los métodos que te cuento a continuación:

Las orugas están rodeadas de pelitos muy finos que pueden salir volando y al entrar en contacto con tu mascota, liberan una toxina que produce gran urticaria, e incluso en los casos más graves, una reacción anafiláctica. 

La sintomatología más usual es: babeo excesivo, náuseas y vómitos, hinchazón de las zonas con las que haya entrado en contacto (lo más habitual es que sean la zona de los ojos, el hocico y las patas, además de las zonas internas de la boca). 

¿Qué debes hacer?

Lo primero de todo: ponte guantes, y a poder ser, también una mascarilla. Por mucho que estés asustado por tu mascota, recuerda que tú también tienes que protegerte, y que a ti te puede afectar exactamente igual que a ella. 



Una vez estés protegido, ahora sí, toca explorar a tu peludo amigo

Empieza mirándole cómo respira, si le cuesta respirar o si su respiración es normal, el color de mucosas y el patrón respiratorio. 

(Te dejo el vídeo que hice para enseñarte a explorar a tu mascota): 




Si tiene dificultad respiratoria, acude corriendo a un centro de urgencias porque requiere de la administración de medicación de la forma más rápida posible. 
Si tu mascota respira normal, entonces puedes seguir con mis consejos.

Mírale bien la zona de los ojos y el hocico, son zonas diana para que se inflamen al entrar en contacto con las orugas. Explórale también la boca por dentro, mírale la lengua, si está o no inflamada. 


Estas zonas hay que lavarlas. Lo ideal es coger gasas (no hace falta que sean estériles), humedecerlas con agua caliente, ya que el calor es lo que inactiva la toxina que produce esta urticaria, y limpiar bien los ojos, el hocico y la boca, tanto por dentro como por fuera. No hay que frotar fuerte para prevenir que los pelos de las orugas se rompan. Además, nunca deberemos frotar si vemos zonas ulceradas o erosionadas (esto suele ocurrir más que nada en la lengua). 
Importante utilizar una gasa limpia para cada zona que vayamos a limpiar a nuestro compañero. 

Una cosa que te quiero comentar, que ni mucho menos ocurre en todos los casos, pero en algunos desgraciadamente sí que lo hace: la lengua se puede necrosar. Nos vamos a dar cuenta porque cambia de color, al principio puede tener una tonalidad más amoratada, pero luego cambia a blanquecina (por la falta de riego sanguíneo). No te asustes si es el caso de tu mascota, ya que, por muy alarmista que resulte ver esa imagen, los perros pueden comer y beber sin ningún problema sólo con el 50% de su lengua (es que hasta para esto nos sorprenden...), con esto te quiero decir que van a poder llevar una vida completamente normal para ellos. 



Las patas también son muy importantes porque nuestras mascotas suelen juguetear con estos bichitos dándoles golpecitos con las mismas, y les suele producir gran urticaria. 


Debes lavarle bien las patas sumergiéndolas en un barreño con agua caliente (en el vídeo te hago una demostración), hasta que queden bien limpias y se hayan eliminado los "pelos oruguiles" que se  le hayan podido quedar entre las almohadillas. 



Si le pican otras zonas del cuerpo, puedes darle un baño con agua caliente para aliviarle el picor y eliminar los restos de pelos o toxinas. 

Una vez hayas hecho todo esto y tu mascota esté libre de toxinas, ahora sí deberás llevarla a tu veterinario, porque aunque hayas eliminado todas las toxinas y pelitos que pueda tener encima, ya ha entrado en contacto con la oruga y lo más seguro es que vaya a sufrir una reacción alérgica, y requiere la administración de medicación



Con estos consejos que te acabo de comentar, como ya has visto, tu mascota no se va a librar de visitar a su veterinario, pero sí le vas a prevenir que la sintomatología sea más grave. Vas a poder proporcionarle los primeros auxilios y ganar tiempo antes de acudir a tu clínica. 


Espero que estos consejos te hayan servido de ayuda. Si tienes un peludito en casa ¡te animo a que te pases por el canal de Youtube! porque cada semana subo un vídeo relacionado con nuestras mascotas: su alimentación, cuidados básicos, enfermedades, consejos, curiosidades, etc. 

¡Un abrazo Animalero!

También te puede interesar...

0 comentarios